domingo, 17 de mayo de 2015

Quispe Mendoza, ayudó a sembrar el fútbol en RD en los años 60

Quispe ayudó a sembrar el fútbol en RD en los años 60


Fue a través de la Educación Física Escolar que Mendoza llevó este deporte a centros de estudios y pueblos del país
En la actualidad, Mendoza ocupa el cargo de vicepresidente de Fedofútbol.
En la actualidad, Mendoza ocupa el cargo de vicepresidente de Fedofútbol. (El Caribe )
La República Dominicana es conocida como un país que vive el deporte, principalmente el béisbol, seguido del baloncesto y el voleibol. Decenas de dominicanos juegan en Grandes Ligas y muchos jóvenes lo consideran su mejor diversión. Sin embargo, el deporte más popular del mundo, el fútbol, también tiene su espacio ganado con el pasar de los años.

“El rey de los deportes está viviendo una realidad en la historia de los dominicanos”, señala Fortunato Quispe Mendoza. “Cada día su legado se posiciona en los corazones de los fanáticos. Más que un deporte, el fútbol es un estilo de vida, es alegría, arte, pasión, es dar todo en el campo de juego”, agrega.

Según los datos obtenidos en la Federación Dominicana de Fútbol (Fedofútbol), el inicio de este deporte en República Dominicana, como en otros países de Latinoamérica, se debe a la llegada de los españoles, luego de la Guerra Civil de ese país.

Pero es en el año 1953, cuando se funda la Federación Dominicana de Fútbol al mando de Isidoro Cruz y el español Julio Antoñaza, con clubes como el España Franquistas, el Español Republicano y después se organizaron otros clubes también integrados por españoles, portugueses, ingleses y franceses, como el Iberia, el Sporting, Oriental y finalmente se inscriben en 1958 a la Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol (FIFA).

Las congregaciones religiosas como agustinos, jesuitas y salesianos, comienzan a incrementar este deporte en sus respectivos colegios. Hasta los años 60, el fútbol dominicano era básicamente para extranjeros, es decir, que los europeos eran los que predominan en los clubes.

Sin embargo, con la llegada del boliviano Quispe Mendoza, el 4 de mayo de 1965 en representación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) a cumplir una labor en defensa de los trabajadores sindicalizados que sufrían la embestida del sistema, comienza el fútbol local, la verdadera organización.
Durante muchos años se esforzó por enseñar el juego a los dominicanos.

Quispe Mendoza está considerado como “el padre del fútbol dominicano” por su papel fundamental en la “nacionalización” del deporte.

“En ese entonces era una época difícil por el momento que vivía la República Dominicana”, recuerda Mendoza al referirse al tiempo posterior de la Revolución de Abril de 1965. “A pesar de la situación de ese entonces, nos trazamos una meta de fomentar el fútbol por todo el país y con la ayuda de Dios lo logramos”.

Cuando el fútbol dominicano apenas era practicado por extranjeros residentes en el país y unos pocos dominicanos, abrazó el trabajo de organizar y fomentar la disciplina por los cuatro puntos cardinales, por todas las regiones del país.

“Fue a través de la Educación Física Escolar que recorrí palmo a palmo el país llevando el fútbol a centros de estudios y pueblos”, recuerda y señala que aún sigue caminando “como un Quijote”. “Tenía el compromiso de impulsar el fútbol y todavía no termino, porque es una tarea que no dejaré mientras tenga fuerzas para trabajar. No quiero morir sin antes ver a más y más niños de la calle estudiando y jugando al fútbol”, sigue relatando el hoy vicepresidente de la Federación Dominicana de Fútbol.

Este proceso llevó al fútbol a las escuelas, colegios, barrios populares y se crea La Liga Nacional Intercolegial de Fútbol que aglutina niños de escuelas públicas y colegios privados. Más tarde se crea la Liga Nacional Infantil y Juvenil en sus diferentes categorías: mascotas de 7 a 10 años, pibes de 10 a 12 años, infantiles de 12 a 15 años, junior de 15 a 17 años, juveniles de 17 a 20 años. A estas ligas pertenecían también las juveniles en femenino, como el Once Corazones y Brisas del Mar de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), el Moca, las Linces de Villa Tapia y las Leonas de San Cristóbal.

“El fútbol en la República Dominicana, para ese entonces, daba pasos de gran importancia para establecerse y como en efecto está sucediendo, donde cada vez es mayor la aceptación por este deporte, en especial en la juventud”, sostiene Jorge Rolando Bauger, quien se involucra en el deporte del balompié en los años 80.
- See more at: http://www.elcaribe.com.do/2015/04/28/quispe-ayudo-sembrar-futbol-los-anos-60#sthash.A1ysbgQv.dpuf